Antes del DILUVIO

Tengo unos ahorrillos disponibles… ¿en qué podría invertirlos?

Todos los que nos movemos en el mundillo del ahorro a largo plazo nos
hemos encontrado con esta pregunta. De hecho, es difícil pensar de ninguna
otra pregunta que se nos plantee con tanta frecuencia (quizás la duda sobre
si tendremos jubilación en el futuro se plantea con una frecuencia similar o mayor).

Esto indica el alto grado de confusión que tenemos sobre lo que significa
prepararse para la jubilación y el futuro. Hay algo profundamente equivocado en la forma en que la mayoría de nosotros enfocamos la planificación a largo plazo. Y el mejor indicador de esta realidad es el escepticismo y la frustración con la que la mayoría de mis interlocutores
reciben mi respuesta a su consulta. El diálogo podría ser algo así:

Dialogo (breve) entre un ahorrador despistado y su amigo asesor

 

  • [Pregunta] Tengo unos ahorrillos disponibles… ¿en qué debo invertirlos?
  • [Mi Respuesta] hmmmm ..
  • [P] Son sólo unos miles de euros. Hasta ahora los he tenido en el banco, pero
    ahora me hacen pagar por todo y me pagan un interés muy bajo. Estoy buscando alternativas… Tu sabes de Bolsa, ¿no? En mi sucursal me han hablado de unos fondos de inversión muy prometedores. ¿Crees que es un buena elección?
  • [R] Verás, si lo que quieres es una inversión especulativa a corto plazo, podría
    darte ideas… aunque no se me dan especialmente bien. Si lo que quieres es ahorrar para tu jubilación, entonces tendríamos que tener una conversación más larga …
  • [P] ¿Qué mas quieres saber? Sólo busco una inversión con buena rentabilidad.
    Nada más …
  • [R] ¿Cuál es tu nivel de tolerancia al riesgo? ¿Es esa inversión una parte relevante de tu cartera de ahorro? Si es así, tienes que contemplarla con una parte de un todo (el conjunto de tus activos financieros y reales, tu contexto familiar y fiscal). Y éste es diferente para cada persona. No es posible responder a tu pregunta sin conocer este ”todo”. De hecho, la respuesta a tu pregunta es distinta para cada persona …
  • [P] Uf! Que difícil lo pones! Yo sólo quiero que me digas si es buen momento
    de comprar el IBEX … también me han comentado que Iberdrola (digamos) va a tener buen recorrido …Con un buen retorno podrá complementar la jubilación, ¿no?
  • [R] Preparar la jubilación es una estrategia amplia que va mucho más allá de los
    valores en que inviertes. Incluye cómo y cuánto ahorras, que expectativas de ingresos tienes antes de la jubilación y, lo que es más difícil, una expectativa de tus gastos
    (personales y familiares) tras la jubilación. Por supuesto, tu cartera de activos
    actual y los futuros ingresos de pensión pública son claves para construir tu
    estrategia, pero también tienes que pensar en los riegos que tienes que cubrir y
    como afrontarlos con ahorro y seguros específicos.
  • [P] Vale, vale … ya veo que no quieres ayudarme …

 

Moraleja … ¿hay lugar para la esperanza?

 

La verdad es que una buena planificación de ciclo vital no es el objetivo imposible que mis respuestas podrían sugerir… pero es cierto que no va venir sola. Hay que dedicarle tiempo y formación. Siendo economista, mi recomendación es acudir a un profesional independiente (de Adam Smith sacamos este mensaje inequívoco: sin especialización estamos condenados al retraso). La diferencia en el futuro entre confiar en nuestra intuición o seguir una vía ordenada y sistemática puede ser muy grande (dramática, si la fortuna del destino no nos es favorable ….Y les hablo desde mi experiencia personal: un pequeño esfuerzo de ahorro puede cambiar el futuro de las personas que queremos).

Aún así, pero para la mayoría de nosotros es difícil dar ese paso y optar por la vía racional y consciente. Las razones son múltiples:

  • Por la inercia del pasado: el Estado  se ha encargado
    razonablemente bien  de todos los mayores que conocemos (en forma de pensiones de jubilación y viudedad, de una sanidad muy económica e incluso facilitando relaciones sociales entre los mayores).
  • Por la tendencia a procrastinar y la dificultad de enfrentarse al futuro.
  • Por la dificultad de mirar a aspectos desagradables de nuestra vida futura
  • Por la excitación y el vértigo de la ganancia rápida, que nos (des)enfoca hacia la Bolsa y la especulación.
  • Por la desinformación que emana de una buena parte de las instituciones financieras.
  • Por la incapacidad de los Poderes Públicos por entender estas realidades y actuar con eficacia para los últimos destinatarios.

En próximas entradas intentaremos dar pautas para superar estas tendencias debilitantes y, en última instancia, empobrecedoras. En la modesta opinión de quien esto escribe, una experiencia humana plena sólo puede vivirse desde la consciencia de nuestra realidad y eligiendo con entereza y confianza las actitudes con las que enfrentarnos a ella. La suerte no debería ser el determinante principal de nuestro futuro.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial