Antes del DILUVIO

2017 empieza como siempre: preparando una nueva reforma de pensiones

La ministra de Trabajo y Seguridad Social compareció la tarde del viernes (27 de enero) ante la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo del Congreso de los Diputados. En su presentación ha cuantificado el tamaño del déficit del sistema de pensiones de la Seguridad Social en un impactante 1.7 % del PIB , ha informado de la  “revalorización”  del conjunto de las pensiones del sistema en un 0.25 % y ha esbozado la estrategia que seguirá su departamento para tratar de reducir el déficit en los próximos años.

Esta comparecencia se enmarca en la última ronda de actividades de La Comisión,  que se constituyó el 28 de septiembre de 2016 y cuyas actividades pueden seguirse en la web del congreso web link. En pocas palabras, se está estudiando el nivel de consenso que existiría para una nueva reforma de pensiones. Será la “n-ésima” iteración en el esfuerzo por mantener a flote nuestro sistema público de pensiones de reparto.

Un ejemplo de ponencia:  profesor  J A Herce

 

Los trabajos de La Comisión  incluyen comparecencias de académicos y especialistas relacionados con los Agentes SocialesUn buen ejemplo de las comparecencias académicas es la del profesor J.A. Herce, que puede seguirse íntegramente en este link

No suscribo al 100 %  las ideas de José Antonio (y su vehemencia en distintos momentos), pero el grado de coincidencia es muy alto. Pero incluso aunque no fuese así,  la presentación resulta muy interesante porque representa una visión personal, honesta y totalmente disociada de intereses partidistas. Además, permite al lector inteligente conocer la posición de los principales partidos sobre el tema. Ver el “fuego cruzado” de las preguntas y respuestas es una buena oportunidad para conocer mejor a nuestros representantes (“sus señorías”) , especialmente su capacidad para entender las respuestas y evaluarlas conforme a sus ideas de partida. Como es una presentación larga, voy a destacar algunas de las ideas sustantivas que, a mi juicio, son más interesantes:

  • Sus ideas sobre el envejecimiento (más propiamente “el rejuvenecimiento”) son muy innovadoras y reflejan posiciones de frontera en bio-gerontología (minuto 11 del video)
  • Nuestro nivel de ahorro de jubilación es elevado, pero está materializado en su mayor parte en activos reales (inmobiliario) que son muy ilíquidos. Usar esos recursos para financiar consumo durante la jubilación es una de las posibles soluciones a la caída de las pensiones (min 26/27)
  • Opciones aconsejables para la futura reforma (min 29): incluir Cuentas Nocionales para aumentar la transparencia del sistema, mejorar la información a los usuarios (el prometido “sobre naranja”) y ajustar la  edad legal de jubilación conforme a los cambios en la esperanza de vida; reforma la pensión de viudedad (min 38), igualar la tributación de todas las formas de ahorro de jubilación (min 47) y desarrollar las pensiones ocupacionales (ie. de empleo, min 48).
  • Opciones poco aconsejables para la futura reforma (min 38): Abolir las reformas de 2011 y/o 2013 y sacar las pensiones de viudedad del bloque contributivo del sistema.

No se pierdan sus reflexiones inspiradas por el Lazarillo de Tormes entorno al minuto 44. Hay algo intemporal en nuestra tolerancia del fraude.

 

Nuestras ideas: principios básicos y (futuros) resultados de simulación

 

¿Cuál es nuestra posición sobre este tema? Ya hemos hablado sobre pensiones en otras entradas del blog ¿Cuánto más debemos ahorrar para la jubilación? , pero no de un modo específico. En estos momentos estoy a punto de publicar los resultados de un nuevo conjunto de simulaciones en las que llevo trabajando desde hace casi dos años. El intenso trabajo en estas simulaciones es, de hecho, responsable del parón en la publicación de entradas del blog de los últimos meses.  Será un documento de trabajo de la Fundación FEDEA que aparecerá en las próximas dos o tres semanas. El lector interesado podrá encontrar proyecciones detalladas del sistema de pensiones y de los ingresos netos de impuestos de trabajadores y pensionistas en el intervalo 2015/2070, bajo un amplio rango de circunstancias y sistemas institucionales.

El detalle es importante (y el Documento de Trabajo tendrá detalle en abundancia), pero el lector tendrá que esperar un par de semanas para sumergirse en los mismos. De momento, el tramo final de esta entrada se dedica a una tarea aún más importante: revisar algunas ideas fundamentales que deberían (en mi modesta opinión) informar cualquiera de los cambios que eventualmente se implementen. Tendréis que perdonar que sea un poco abstracto … en futuras entradas iremos concretando.

  1. El envejecimiento obliga a ajustar los parámetros del sistema de pensiones (si se desea que siga siendo PAYG y contributivo y si no se está dispuesto a renunciar a otros gastos públicos).Los intentos de evitar los cambios serán, eventualmente, inútiles. Una vez entendido esto, lo prudente sería implementar una reforma que responda  no sólo a los cambios ya observados, sino también a los futuros. Es decir, una reforma que reflexione sobre los riesgos asociados al sistema y cómo repartirlos ex-ante entre las cohortes . Si esto os suena a chino, no os preocupéis. No estamos acostumbrados a reflexionar sobre la reforma en estos términos fuera de los ámbitos académicos (y, a veces, también en ellos) … tristemente el nivel de la discusión pública suele limitarse a discusiones (farragosas pero bastante triviales) sobre el estado financiero del sistema.
  2. Hay que repartir los costes del envejecimiento de modo “equilibrado” entre generaciones, reconociendo los efectos de eficiencia inducidos por los cambios (por ejemplo: subir cotizaciones, además de su efecto sobre el bienestar, reduce el tamaño de la tarta a repartir) En este sentido, la reforma de 2013 parece muy dura con las cohortes de mayores (tal y como se está discutiendo en La Comisión).
  3. Lamentablemente, no hay certeza respecto a ese diagnóstico. El problema es la incertidumbre y la perspectiva de ciclo vital de estas cuestiones. Es muy difícil hacer un reparto cuando los niveles de ingresos (generacionales) de los participantes son desconocidos. La intuición es clara: si las pautas de crecimiento pasadas se repitiesen, la situación de las cohortes futuras será buena y deberán arrimar el hombro más … pero si la productividad se estanca, la reforma de 2013 podría quedarse corta. Tristemente, los indicios disponibles sobre las pautas de productividad e ingresos futuros son muy preocupantes.
  4. Finalmente, enfatizar que no todo es incertidumbre. Mi compañero Nacho Conde de FEDEA han publicado un documento muy esclarecedor a este respecto (documento disponible aquí). En mi opinión, Hay diversas certezas:
    1. La tasa de reposición de la pensión debe bajar hasta niveles similares a los existentes en otros países europeos, por más que quizás también debamos subir cotizaciones y por más que -quizás- ésto sea compatible con subidas reales de pensiones.
    2. La información de la Seguridad Social a sus afiliados debe mejorar radicalmente (haciendo público su Balance Patrimonial completo, incluyendo ingresos y obligaciones futuras). Idealmente, deberían publicarse Cuentas Generacionales para saber el balance neto de contribuciones y pensiones para cada cohorte.
    3. Introducir Cuentas Nocionales sería una mejora en la línea del punto anterior (información) y, especialmente, para evitar la caída sistemática en los ingresos de pensiones que genera la regla de revalorización de pensiones actual. En su lugar el ajuste en el  nivel de la pensión tendría lugar al formar la pensión inicial. En mi opinión, es preciso estudiar mejor la forma en que implementar la caída en las tasas de reposición. También es importante entender que los sistemas de Cuentas Nocionales no reducen mágicamente los costes de envejecimiento.
    4. Debido a la incertidumbre sobre la demografía y productividad futura, debemos hacer uso de los resultados de la teoría de elección óptima bajo incertidumbre a la hora de reformular las instituciones del sistema. En concreto, debemos generar reglas dinámicas contingentes en la información revelada. Así, debemos poder corregir el reparto de cargas del envejecimiento conforme sepamos más sobre la situación relativa de los distintos grupos de edad.
    5. Dejo lo más importante para el final: el principio ordenador del sistema es la responsabilidad individual. Las pensiones son ahorro forzoso. La solidaridad es un complemento imprescindible, pero no la base del sistema.
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial